La agresividad de Sean Taylor, hasta en el Pro Bowl (Vídeo incluido).

Este Domingo en Orlando se llevará a cabo una nueva edición del Pro Bowl, un evento que nunca se ha tomado más en serio de lo que es realmente, un espectáculo. Los jugadores dan relevancia al hecho de ser convocados, pero realmente no prestan mucha importancia al juego en sí, y muchas personas se abstienen de encender la televisión para verlo.

Muchos se preguntarán: ¿Habrá alguien que se tome el juego en serio?

Es difícil encontrarlo, actualmente nadie quiere exponerse a una lesión, tampoco a agredir a un contrario y el ritmo es bastante bajo. Sin embargo, el gran Sean Taylor no entendía ni de ‘exhibición‘ ni de ‘amistoso‘, él siempre salía a un campo de fútbol americano con la misma pasión, sed de triunfo y agresividad.

En el Pro Bowl del año 2006, protagonizó un hecho prácticamente único en su especie. Durante un engaño de despeje, el pateador Brian Moorman (Bills) tomó el ovoide e intentó lograr la primera oportunidad por tierra. Tras avanzar algunas yardas, se encontró con el mounstruoso safety Sean Taylor, quien tras una salvaje tackleada le ‘deseó las buenas noches’.

Lastimosamente, poco tiempo después Taylor moriría de manera trágica a sus escasos 24 años, víctima de una herida de bala mientras asaltaban su casa. Tras ese lamentable hecho, en la temporada 2007 su equipo, los Redskins, enfrentaban a Buffalo (equipo del pateador Moorman). En pleno inicio de aquel partido, los Bills tendrían su primera jugada de ataque e intentaron un acarreo.

i.jpg

Ese hecho no parece nada fuera de lo normal, pero lo interesante vino cuando el safety encargado de suplir a Taylor, Reed Doughty, abandonó el campo y dejó a su equipo con 10 hombres a la defensiva. Más importante que las 22 yardas que consiguieron sus rivales en la jugada, fue el gesto que tuvo Doughty en memoria del #21, que obviamente ocasionó una impresionante reacción de todo el estadio.

Taylor jugó cuatro temporadas en el equipo, tras ser seleccionado en la primera ronda del Draft 2004. En esas cuatro temporadas, sumó en total 12 intercepciones y 238 tackleadas, además de ser convocado en dos ocasiones al Tazón de los Profesionales, siendo uno de ellos el que se mencionó anteriormente.

Participó en 55 partidos, donde siempre dejó ese sello de ser un muchacho con mucha personalidad, que disfrutaba como pocos lo que hacía. El cariño y recuerdo hacia el #21 por parte de toda la nación Redskin está garantizado, pues él era diferente, un jugador que no entendía de exhibiciones, un jugador que tomaba muy en serio el Pro Bowl.

to4dzxsuwvxp4oxsmn4j.jpg

2 respuestas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s